jueves, 13 de abril de 2017

I don't speak about Germán, but i can if you like

¿Te dejaron alguna vez? A mi si. Es una experiencia maravillosa.
Dicen los chinos que la crisis es crecimiento. Pero yo no soy chino, y no tengo ninguna intención de serlo.

El problema con los que te dejan es que se van a vivir a un país llamado "carajo", en dónde nada importa y en donde adquieren un idioma que no es el tuyo. Cuando te dejan te matan un poco, pero hacen como que no lo saben... O como que no les importa. Pero saben. Aunque capaz no les importa.

"Te quiero" le grité llorando la última vez que lo vi, como en la más berreta de las películas.
Se encogió de hombros, me miró, hizo el fuck you de las películas y se fue.
Esa vez en mi reproductor sonaba 'I will survive'. No le creí.

Siempre habrá alguna canción esperando por nosotros. En algún lugar estará. Pero no la encuentro.

Eso de que "sos mi vida" es una mentira grande como un globo que se infla más allá de lo posible. Y explota. En tu cara.
El problema de los "amores perfectos" es que no son ni amores ni perfectos.


Porca miseria. Puedo haber sido de amor.

Todavía acá en el departamentito oscuro de Buenos Aires me acuerdo la tarde que apoyo sus labios en mi oído y me dijo "cómo te quiero puto de mierda". Todavía acá en el departamentito oscuro de Buenos Aires me acuerdo... Y no sé si reír o llorar.

¿Qué es el pasado? Todos tenemos uno y nadie sabe qué hacer con él.
No se diluye, ni se decolora, ni se desinfecta, ni se achica.
Se niega a acomodarse tranquilo en un rincón.
Se niega a irse, a simplificarse.A hacerse un paquete que pueda atarse y guardarse.
¿Por qué carajo mi pasado es tan presente?
Todo es memoria. Todo. Y encima una memoria que me hace más adulto. No único que nunca quise ser.

"Qué fue de mi estos 5 meses" - y noté que nunca me había hecho esta pregunta. Vengo jodido. Estoy desconfiado. El mundo me hizo mal. Enseñame a querer otra vez.

"Dame un tiempo" - me dijo 
Comprate un reloj hijo de puta
Las cosas no son cuestión de tiempo, sino de voluntad.

La semana antes de terminar él leyó el horóscopo de Clarín: "Sorpresa: despedida". ERROR: si algo no tenía aquella despedida era sorpresa. Él se fue. Hace tiempo que se había ido. Se fue y fue bueno que se haya ido.

Cada mañana, al despertarnos uno al lado del otro, uno abrazado al otro, renovábamos un pacto. Cada mañana sentíamos que ese día íbamos a ser felices porque lo íbamos a encarar juntos.
Hasta que dejó de suceder.

He vivido mucho desde el día que Germán se fue.
Conocí gente impresionante y gente que me dá impresión.
Aprendí otra vez a andar solito por la vida.
A que el "para siempre" dura poco. Y los "te amo" a veces son solo formalidades. A que la tele cambia solo si tengo el control en la mano. A que nadie apaga la luz ni cierra la ventana si me quedo dormido.

¿Nadie va a decir nada? No. Nadie va a decir nada.
¿Qué dirías si ya está todo dicho? ¿No te parece?

El mundo, parece, está en su lugar.

Supongo que este es un buen final para una historia de amor: brillamos demasiado, y el brillo nos encegueció.

"Que el amor sea infinito mientras dure"

Por lo menos pude darme cuenta cuando estaba pasando, y aunque no lo crean los disfruté. Hay gente que vive toda la vida sin algo así.
Creo que estoy contento.

Buenos Aires está caliente y estúpida. Como a mi más me gusta.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario