sábado, 28 de octubre de 2017

Felicidad

Su nombre es Felicidad,
me lo contó un pajarito.

Felicidad y yo nos conocimos un primero de mayo,

quién iba a saber que nuestra historia nos constaría
tanto, tanto trabajo.
Me saludó con un beso y no me soltó más la mano.
Me encontré con Felicidad en una ciudad inmensa.
Con Felicidad me gasté todos mis ahorros.

Me caminé 200 cuadras con Felicidad,
bajo la lluvia tibia o en la noche oscura.
Y aunque Felicidad no sabe bien dónde está,
me lleva con él por por donde quiera que vaya.

Felicidad no deja de sonreír,
y cuando Felicidad sonríe
se me aclara un poquito la noche.

Tirado en una plaza, sentado en un silencio,
preparando un güisito o subiendo el ascensor,
tomándonos un subte y abrazándonos fuerte;
¡Estoy lleno! lleno de Felicidad,


Lleno de olor a Felicidad.
Porque desde aquel primer día
Felicidad se quedó conmigo.

lunes, 16 de octubre de 2017

La Angustia

Es como un cristal roto. Hay pedazos por todas partes. Brillantes fragmentos de tiempo, como vibrantes diapositivas de una vida. Flashes, luces y alucinaciones despierto.
Hay un solo escenario donde el dolor, el amor y todas las lágrimas se juntan con nuestra mierda y nuestras viseras. Donde ya no importa quién sos o lo que te han hecho, donde todos somos los mismos fragmentos de desecho, que goteamos desde otras gordas manos.
Somos una pieza, pero de un rompecabezas que ya no encaja, como una melodía que ya nadie recuerda, o un camino por el que ya nadie quiere cruzar.
Hay una partecita rota y no tiene repuesto. Hay una pieza que falta y ya no se fabrica. No tiene solución. Como la vida. O como la enfermedad que te va llevando día tras día, y frente a tus ojos.
El vacío negro enfrente es como un gran pozo, que se lleva todo lo que toca o a quien lo contempla.
La existencia no se complementa. La angustia se va devorando los bordes del retrato familiar. El moho de las paredes degrada los cimientos. Pronto caminamos sobre las ruinas de lo que pudimos ser y nunca fuimos.
¿Qué es esta angustia tan grande en el medio del pecho y qué va a poder llenarla sino mas oscuridad, vacío y tristezas? ¿Por qué duele tanto eso que ayer no dolía? Si hasta el rose mas suave de una caricia, quiebra y corta y lastima mucho más que mil espadas.
Se va moviendo espesa debajo de la piel, y va infectando cada resquicio de esencia y de conciencia.
Carga sola con la inmensa carga de su propia existencia, con el peso mismo de su propia esencia.
Es porque quiere ser, sino simplemente no sería. Duele, para sentirse dolida. Y se dice sin cura solo para sentirse legendariamente respetada.
Si al fin y al cabo como la tinta cuando acaba de secar, o como el liquido que va tomando lugar al fondo del vaso la angustia también se va haciendo lugar en la vida de uno. Y a veces le alcanza con una cama y a veces quiere un 3 ambientes. Y esa angustia se va haciendo más grande dentro de uno, Y va engordando y cambiando de talle de pantalón. Se va poniendo vieja, quejumbrosa y mañosa. Se va poniendo compañera, cómplice y se sabe amiga.
Te hace ver que tan solo su compañía sirve para algunas ausencias. Y que siempre parece ser la respuesta a innumerable tipos de preguntas.
La angustia se va poniendo mansita, como un perro que ladra hasta que lo acaricias, y lo hacés tu amigo, y lo llevas a vivir a tu casa y a dormir en tu cama.

miércoles, 4 de octubre de 2017

«Era demasiado amor.
Demasiado grande, demasiado complicado, demasiado confuso, y arriesgado,
y fecundo, y doloroso.
Tanto como yo podía dar,
más del que me convenía.
Por eso se rompió.
No se agotó, no se acabó, no se murió,
sólo se rompió,
se vino abajo como una torre
demasiado alta, como una apuesta demasiado alta, como una esperanza demasiado grande.»

viernes, 22 de septiembre de 2017

Hollywood's Dead

Me despedaza.Ya casi no queda carne.
Todos se llevaron su porción.

A la poca piedad de tu belleza le regalé mis ojos, agradezco no tenerlos para así no poder verte feliz en brazos que no son los que te sostenían.

A las mentiras de tu sonrisa le dí mi sangre entera, y me la devolviste con dolor eterno que se mueve en mis venas dañándome cada célula.

Al camino recorrido juntos le deje mis manos para que nunca las sueltes.

Mis pies los destruí corriendo sobre espinas para alcanzar todas nuestras promesas.

Los talones y el resto de la pierna se me desintegraron de tanto estar en punta de pies para alcanzar tu boca, tus secretos y tus lágrimas; pero vos te corriste, caigo al vacío.

Mis brazos se quebraron de tanto abrazar el vacío, se estallaron y deshicieron llenando de sangre mi media sonrisa de resignación. ¿Dónde estabas vos cuando yo te abrazaba?

Los oídos me los arranqué al verte de nuevo, tengo miedo de volver a creerte.

La nariz se me fue con tu aroma. Tu olor flota en el aire como el peor de mis fantasmas.

Los dientes los fui arrancando de a uno y los deje para marcar el camino de vuelta a mi dignidad; todavía sigo caminando tras tu estela, ya no me quedan perlas. Ya no me queda alma.

Los hombros se fracturaron de tanto cargarlos con problemas ajenos. De esto no culpo a nadie, yo lo elegí.

Con mi pelo hice una alfombra de entrada, siempre tuviste la costumbre de limpiar lo peor de tu bajeza en lo más alto de mi ser.

Solo queda el pecho, ahí dentro suena el corazón.
Lo sé hundirse en el pantano, no puedo hacer nada.
No puedo regalarlo, no puedo romperlo ni destrozarlo.
Es que no sé que es lo que late allí.
No conozco ese musculo, dejó de funcionar.


No sé que esta pasando.


No tengo forma de terminar este texto. Estoy perdido.

viernes, 25 de agosto de 2017

Alguien

Sos tan duro y muy frágil y no estás listo, debe ser por eso que te quiero. No estás disponible y sos desinteresado y para vos yo solo sé dramatizar. Un millón de veces de un millón de maneras traté de cambiarte; un millón de meses y un millón de días voy a tratar alguna forma de convencerme de que me cambiaste. Vos nunca quisiste cambiar para mi.

Esperé por vos y me ajusté por vos y estoy agotado. Me postergué por vos y me peleé por vos y estoy agotado. Estás muy lejos o demasiado cerca o simplemente para mi no estás.

Estás dormido o reteniendo, oculto o desparecido, perdido o buscado, o por miles de ojos encontrado; sea esa mi clave para desearte. Varias veces, de varias maneras intenté exprimir amor de vos; te di todo, te perdoné todo, pero vos jamás lo hiciste.

Varias horas, de varias maneras, voy a hacerme un festín de sobras que tires.

No pasará mucho antes de que me reclames. No tomará mucho y me encaminaré de nuevo. No será fácil que rompamos todas esas promesas. Estoy en el último trecho de la etapa de auto-privación. Tenés miedo de todos los hombres, miedo de tu funcionamiento interno, miedo de mi corazón.

Te escondes ante el pensamiento de vivir bajo una mirada más elevada que la tuya propia. Un millón de veces y de un millón de maneras he intentado cambiar para igualarte. Varias veces cada día, varios días he intentado des enamorarme de vos...

Me doblé por vos y me privé por vos y estoy agotado. Me deprimí por vos y me contorsioné por vos y estoy agotado. Me sofoqué por vos y me comprometí por vos y estoy agotado. Me silencié por vos y me sacrifiqué por vos y estoy agotado. Estoy agotado y hasta acá llegué. No te pienso dedicar ni una nueva canción, ni un texto, ni una carta, ni un posteo, ni un segundo 
más de chat, ni mencionarte jamás...
Serás como los sueños que olvido tan pronto despierto
Desaparecerás como los monstruos de mis pesadillas

sábado, 1 de julio de 2017

Esta es mi mano derecha

Esta es mi mano derecha.
Es la que mas uso para rascarme.
La que me masturba.
La que agarra la birome (algunas veces uso biromes).
La que aprieta los botones del ascensor.
La del celu.
La del mouse.
La que sostiene la birra.
La que marca el compás de la música que intento bailar.

Es la que es igual a la tuya, que es igual a la mía.
La que busca la tuya para llevarla a pasear por Buenos Aires, llueva o salga el sol.
La que muere de ansias por recorrer tu cuerpo.
La que te quiere apretar fuerte, y ya no te quiere volver a soltar.
La que te saluda desde el colectivo y la que transpira mientras te espero.
La que seca las lagrimas que brotan de felicidad desde el día que te conocí.



jueves, 22 de junio de 2017

Comic about life VI

                                                     Michael Frank's

lunes, 19 de junio de 2017

Lunes 19 de junio

Las palabras son bolas de papel atascadas en la garganta. Tinta, que recorre mi cuerpo, que atraviesa mis venas y me describe secuencialmente la lenta decadencia de todo lo que no decimos. Vos sos el cuchillo que se clava sollozando dentro de mi carne. Doy mil vueltas en la cama.
Pertenezco a una rama de árbol torcida, un pedazo de sangre que se coaguló en una arteria, y la muerte se apodera de todos mis movimientos, lentos, vacíos o extremos, silenciados por tu ceguera, por tus ganas de encontrarte, o de encontrar en mi algo que no soy. Yo soy la brisa que te quema en una noche de frío, yo soy el viento que no para y te hace correr... Espantapájaros del tiempo, vas volando como la paja, vas quebrándote con mi inconsciencia y mi inocente maldad... Vuela alto mientras yo caigo ante el peso de mi gravedad.

viernes, 9 de junio de 2017

Fumo

Fumo porque no tengo tu boca. Aunque beber es también una opción alternativa.
¿O de verdad alguien cree que consumiendo ese líquido color caramelo vas a salir de mi cabeza? Puedo perder el equilibrio pero nunca la memoria.

La verdad es que tratar de olvidar es la forma más tonta de recordarte para siempre.

Y yo cada día estoy más seguro de que la felicidad solo depende del paisaje, y que el paisaje que puede hacerme feliz, solo depende de vos.

Y nunca volvés.

¿Por qué volver si ya te has ido? Porque esa es otra manera de hacerme la contra.

Lo malo del cariño es que cuando te acostumbras a él, el amor parece demasiado redundante.

¿Cómo íbamos a desearnos si ya no sabíamos cómo insultarnos? E ignoramos a conciencia que el placer comenzaba en las rodillas. Que lamer más que un verbo era un idioma.
Y aprendimos a apagar las luces, pues cuando se conoce el camino del orgasmo, la rutina se hace cargo de recoger los gemidos.

Pero sin vos la rutina nunca es lo mismo que contigo.

Y creo que estoy viviendo demasiado rápido para morir demasiado joven, demasiado triste, para soñar con vos.
Y creo que me estoy queriendo demasiado poco, por quererte tanto.
Y fumando demasiado a pecho por no encontrarme con tus labios.

Y nunca volvés.

Y ya no sé del todo si aún tu risa era mi canción preferida. Las veces que te pienso riendo con otros firmo guerras nucleares en las veredas de los barrios donde vivís.
Porque yo nunca supe amar sin egoísmo, ni pude desear la felicidad en el otro si no era conmigo.

Si la guerra era tu nombre, cualquier paz era un campo de batallas.

Así de triste: como cuando descubrís que Papá Noel son tus viejos. O cuando recibís un correo sin posdata.

Así me encuentro: como cuando se desvanece la cicatriz que te recuerda la infancia.
Como observar que en el banco donde nos dimos el primer beso pusieron una rotonda, para que gire sin sentido buscando un amor que se han llevado otros labios.

Así de estúpido: como decirle te quiero a un número que ya no existe. O hacer aviones de papel, por si venís y descubrís que ahora tengo miedo a volar.

Pero nunca volvés.
Y fumo.

domingo, 21 de mayo de 2017

Es una filosofía a la que suscribiría

1. No des tu opinión o consejo a menos que te sea pedido.

2. No cuentes tus problemas a otros a menos que estés seguro de que quieran oírlos.

3. Cuando estés en el hábitat de otra persona, muestra respeto o mejor no vayas allá.

4. Si un invitado en tu hogar te enfada, trátalo cruelmente y sin piedad.

5. No hagas avances sexuales a menos que te sea dada una señal de apareamiento.

6. No tomes lo que no te pertenece a menos que sea una carga para la otra persona y esté clamando por ser liberada.

7. Reconoce el poder de la magia si la has empleado exitosamente para obtener algo deseado. Si niegas el poder de la magia después de haber acudido a ella con éxito, perderás todo lo conseguido.

8. No te preocupes por algo que no tenga que ver contigo.

9. No hieras a niños pequeños.

10. No mates animales no humanos a menos que seas atacado, o para alimento.

11. Cuando estés en territorio abierto, no molestes a nadie. Si alguien te molesta, pídele que pare. Si no lo hace, destrúyelo.

viernes, 19 de mayo de 2017

✓ El corazón lleno como un basurero.
✓ Un trabajo que lentamente te mata.
✓ Heridas que nunca terminan de sanar.
✓ Y una sonrisa a medio asta.
✓ Cansado e infeliz.
✓ Derrocado como un gobierno.
✓ Sin alguien que te escuche.
✓ Sin nadie que te quiera hablar.

Tomaré un último aliento, repleto de nicotina.
Este es mi último paroxismo. Mi último cólico. Mi última dosis.


jueves, 13 de abril de 2017

I don't speak about Germán, but i can if you like

¿Te dejaron alguna vez? A mi si. Es una experiencia maravillosa.
Dicen los chinos que la crisis es crecimiento. Pero yo no soy chino, y no tengo ninguna intención de serlo.

El problema con los que te dejan es que se van a vivir a un país llamado "carajo", en dónde nada importa y en donde adquieren un idioma que no es el tuyo. Cuando te dejan te matan un poco, pero hacen como que no lo saben... O como que no les importa. Pero saben. Aunque capaz no les importa.

"Te quiero" le grité llorando la última vez que lo vi, como en la más berreta de las películas.
Se encogió de hombros, me miró, hizo el fuck you de las películas y se fue.
Esa vez en mi reproductor sonaba 'I will survive'. No le creí.

Siempre habrá alguna canción esperando por nosotros. En algún lugar estará. Pero no la encuentro.

Eso de que "sos mi vida" es una mentira grande como un globo que se infla más allá de lo posible. Y explota. En tu cara.
El problema de los "amores perfectos" es que no son ni amores ni perfectos.


Porca miseria. Puedo haber sido de amor.

Todavía acá en el departamentito oscuro de Buenos Aires me acuerdo la tarde que apoyo sus labios en mi oído y me dijo "cómo te quiero puto de mierda". Todavía acá en el departamentito oscuro de Buenos Aires me acuerdo... Y no sé si reír o llorar.

¿Qué es el pasado? Todos tenemos uno y nadie sabe qué hacer con él.
No se diluye, ni se decolora, ni se desinfecta, ni se achica.
Se niega a acomodarse tranquilo en un rincón.
Se niega a irse, a simplificarse.A hacerse un paquete que pueda atarse y guardarse.
¿Por qué carajo mi pasado es tan presente?
Todo es memoria. Todo. Y encima una memoria que me hace más adulto. No único que nunca quise ser.

"Qué fue de mi estos 5 meses" - y noté que nunca me había hecho esta pregunta. Vengo jodido. Estoy desconfiado. El mundo me hizo mal. Enseñame a querer otra vez.

"Dame un tiempo" - me dijo 
Comprate un reloj hijo de puta
Las cosas no son cuestión de tiempo, sino de voluntad.

La semana antes de terminar él leyó el horóscopo de Clarín: "Sorpresa: despedida". ERROR: si algo no tenía aquella despedida era sorpresa. Él se fue. Hace tiempo que se había ido. Se fue y fue bueno que se haya ido.

Cada mañana, al despertarnos uno al lado del otro, uno abrazado al otro, renovábamos un pacto. Cada mañana sentíamos que ese día íbamos a ser felices porque lo íbamos a encarar juntos.
Hasta que dejó de suceder.

He vivido mucho desde el día que Germán se fue.
Conocí gente impresionante y gente que me dá impresión.
Aprendí otra vez a andar solito por la vida.
A que el "para siempre" dura poco. Y los "te amo" a veces son solo formalidades. A que la tele cambia solo si tengo el control en la mano. A que nadie apaga la luz ni cierra la ventana si me quedo dormido.

¿Nadie va a decir nada? No. Nadie va a decir nada.
¿Qué dirías si ya está todo dicho? ¿No te parece?

El mundo, parece, está en su lugar.

Supongo que este es un buen final para una historia de amor: brillamos demasiado, y el brillo nos encegueció.

"Que el amor sea infinito mientras dure"

Por lo menos pude darme cuenta cuando estaba pasando, y aunque no lo crean los disfruté. Hay gente que vive toda la vida sin algo así.
Creo que estoy contento.

Buenos Aires está caliente y estúpida. Como a mi más me gusta.




viernes, 24 de marzo de 2017

Comics about life V

                                                                                                               Michael Frank's

domingo, 26 de febrero de 2017

«Sobre eso no hay duda: es sincero con ella. Porque le cuenta cosas feas, cosas sucias, cosas terribles. Como si supiera que el amor de ella es capaz de aceptar ese lado negro de su ser, esa zona del diablo que nunca muestra a nadie totalmente.»
Mario Benedetti.  

martes, 3 de enero de 2017

No dejes entrar a nadie a tu corazón. No digas te amo

Es extraño porque hace como una semana que vengo pensando en lo mismo: extraño algunas cosas y porque no decirlo también a algunas personas. Cosas que cambiaron, personas que ahora ni siquiera reconozco. Es doloroso, extraño y hasta patético.

Nada es seguro en esta vida. Solo que un día se va a terminar.

Amo todo lo que tengo, aunque sea muy poquito. Amo a todos los que tengo, aunque a veces no sé si ellos sienten lo mismo. No los culpo. No lo pido. Pero lo desearía...

El mundo entero se pone de acuerdo en demostrarme que soy yo el equivocado. Ya me culpé demasiadas veces de todo. Pero tal vez esta vez tienen razón.
No sé compartir nada. Soy muy inseguro. Me fallaron muchas veces. Me dijeron que no me iban a dejar y me dejaron. Me prometieron muchas cosas y no cumplieron. Dijeron te amo, y hoy solo los veo caminar de espaldas, bastante lejos.

Aún así la culpa sigue siendo mía y solo mía, porque cada vez que todo eso vuelve a pasar soy yo el que vuelve a creer cada maldita palabra. Y me siento aún peor porque reacciono peor cada vez. Me voy más adentro, levanto más alto los muros, endurezco más el corazón. Y eso me duele a mi más que a cualquiera.

Se me culpa por sentir demasiado, por ser muy intenso, por amar con pasión, por odiar sin censura. Por tornar absolutamente todo un absolutismo. Para algunas cosas soy así: Absoluto... blanco y negro, bien o mal, no hay medias tintas. Los grises los inventas vos. Y eso hace que estés conmigo o estemos separados. Que esté con vos o estemos solos. Que esté con vos o que esté muerto. No estoy “mas o menos”, no existe ni el mas ni el menos. No los entiendo. Me cuesta y me molesta también no entenderlo.

Trato de transformar en amor tu veneno, y envenenarte con mi puto amor. Tal como una sobredosis.

Yo no te invité a morir, te lo advertí desde el primer día. Hoy te lo repito. La decisión sigue estando en tus manos.

Tomá hoy una dimensión de lo que soy para vos, y sobre todo de lo que vos sos para mi. Si va a pasar de nuevo sólo quiero estar preparado...

domingo, 1 de enero de 2017

Fluir

Hoy me levanté siendo un caos de cosas y una maraña de preguntas. Me senté con ganas de escribir hasta que se me fuera esa angustia, pero estaba buscando un resultado antes de empezar a escribir, y la verdad jamás me resulta productivo.

Busqué en el pasado reciente alguna explicación a mi yo actual. Me busqué, para ver si me encontraba.Y me di cuenta por ejemplo que me aferro demasiado a las cosas; como a fefo, ese oso de peluche que tengo desde los 2 años y que traje a buenos aires a vivir conmigo. Es casi inexplicable cómo y por qué nos aferramos a esas cosas tan puntuales, un amigo, un amor, un lugar, un recuerdo, una prenda, que se yo...

También me di cuenta que a veces hablo solo por hablar, pero en el hueco que queda entre palabra y palabra me doy cuenta de lo que estoy diciendo, y eso me pasó hoy. Me pasó este último año: me di cuenta de las cosas que me gustan. Me gustan tanto que me duelen. Quizás ese vació o esa angustia es el anhelo de querer algo que todavía no tengo, y en lugar de transformarlo en expectación me angustio antes de tenerlo. Suelo ser muy impaciente.

Entonces intenté frenar ahí la filosofación, es que el hombre cuando sabe todo lo que tiene que saber, y no le quedan cosas por aprender lo invade un gran vacío.

Acto seguido sentencié: Si no encuentro las respuestas a mis preguntas significa que todavía me quedan cosas por descubrir, y otras tantas por aprender.

Y comencé a sonreír estúpidamente. Fue en ése instante en que la angustia se fue poniendo mansita, como un perro que ladra hasta que lo acaricias.

Me di cuenta entonces que estamos hablando de una cuestión puramente cíclica. Porque cuando me puse a pensar en todos los resultados que había obtenido en este puto año, noté que estos estaban atados a una gran cantidad de procesos y a un gran conjunto de cambios que implicaba a mi cabeza y mi corazón.

Yo soy una persona muy inquieta, así que no me extraña estar lleno de inquietudes. A veces me pongo filosófico y otras veces me pongo pelotudo, y eso también es cíclico.

Es un proceso, y es una vivencia. Pero sin embargo sigo dándome cuenta que para los mismos resultados, aplico distintas fórmulas. Y así una nueva fórmula se apoderó de mí:
Y si simplemente me dejo fluir con todo lo que siento, todo lo que soy y todo lo que quiero. Ya estoy cansado de tener que actuar todo el tiempo. Ya me cansé de ser alguien que no quiero ser nunca más. Este blog nació siendo un esfuerzo más por lograr eso; una forma de dejar las cosas fluir con ansias, y con naturalidad.

Creo que todo debe tomar el curso que tienen que tomar, sin dejar que el resultado me ponga ansioso, sin seguir preocupándome por lo que esta mal o esta bien para el resto.

Sin prisa, pero con calma, hasta fluir con ansias, y cuando sea el momento justo amar ese resultado, con tantas tantas ganas, que no me quede más remedio que fluir ansioso a su lado.