domingo, 18 de diciembre de 2016

«Era demasiado amor.
Demasiado grande, demasiado complicado, demasiado confuso, y arriesgado,
y fecundo, y doloroso.
Tanto como yo podía dar,
más del que me convenía.
Por eso se rompió.
No se agotó, no se acabó, no se murió,
sólo se rompió,
se vino abajo como una torre
demasiado alta, como una apuesta demasiado alta, como una esperanza demasiado grande.»

— Castillos de cartón, Almudena Grandes

sábado, 10 de diciembre de 2016

Comics about life IV


                                                                                     Michael Frank's

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Pero todavía respiro

Dejé el celular cerca para ver si escribías. Caminé perdido en tu oscuridad. Por un tiempo tuve que dormir con la luz prendida. Dejé la puerta entreabierta, esperando que simplemente volvieras.
Estoy tejiendo una soga y quitando de mi mente los recuerdos que estorban.

Llamé tú atención, enviando todas las señales, pero el reloj no se detiene. 
Ya te esperé otras cincuenta y dos semanas. Es extraño como te conozco, pero no sé nada de vos. Seguís siendo único. Seguís teniendo todo de mi.


Prepará un discurso; decí algo divertido, decí algo dulce. Pero no digas que me amaste.

Pero todavía respiro, a pesar de todo lo que hemos sido. Estuvimos muertos por un tiempo. Esta enfermedad no tiene cura. Ahora estamos seguros: el uno del otro, el uno sin el otro. Ya caímos desde muy alto, perdimos el agarre. Mejor abandonar el barco.

Tal vez era demasiado feo. Tal vez estaba demasiado gordo. Tal vez querías algo mejor. Mejor suerte fuera del charco, de la educación no formal, de mis excesivos cuidados.

Juré de manera apresurada, pero lo juré: y me juraste no volver a mirarme, y también lo hice. Y lo hicimos por última vez.
Y a mi no me importó, porque estaba enamorado.

Así que mientras escribo esta carta y dejo en ella mi última lágrima, intento convencerme, como cada día, que esto es lo mejor. Que todo terminó en nosotros de la misma manera que comenzó hace un año. Que mañana todo vuelve a empezar.


Vamos a cerrar este capítulo.

Decí una última oración. Pero no digas que me amaste...

miércoles, 19 de octubre de 2016

Bad Romance

Todos tuvimos uno: ese que parecía perfecto, único e inigualable. Que nos prometió tanto, que no ilusionó otro poco, con quién nos cagabamos de risa y lloramos (en aquel momento, sólo de alegría).

Vendedores de humo, fabricantes de sueños, nubes sin agua doblemente muertos.
Nos alquilaron "la felicidad" a plazo fijo, para revocarnos el contrato sin previo aviso y cobrarnos intereses altísimos.
Cambiaron de la noche a la mañana, nos usaron, especularon con aquel sentimiento y se alimentaron de hasta de la última gota de nuestro ser. Pirañas emocionales.
Nos llevaron al cielo con sus palabras, nos instalaron en el paraíso de sus promesas... y un día simplemente nos dejaron caer...
No valían NADA. No eran tan importantes. No significaron tanto. Fueron la pulsión del momento y un gran lección para la vida.

La moneda sigue girando y yo estoy entero.

domingo, 2 de octubre de 2016

Comics about life III



Michael Frank's

La última noche en casa

El águila antes de criar a sus polluelos hace su nido, en las rocas escarpadas o en lo más alto y exuberante del bosque. Usa para ello espinas de rosas o de zarza y luego de cazar a conejos o corzos usa sus pieles para cubrir el nido y después de cubrirlo cazan algunos pájaros para usar sus plumas.
Cuando los polluelos nacen pasan la mayor parte del tiempo comiendo todo lo que su mamá les ofrece. Se alimentan sin prisa, pero sin pausa; hasta tomar cuerpo de un águila.
Cuando esto sucede, la madre prueba si sus alas están suficientemente fuertes para alzar vuelo. Se coloca delante de ellos y les enseña a volar. Primero les enseña a mover sus alas, hace que ellos sientan cuán hermosas alas tiene su madre. Luego, sentada sobre el nido, hace a sus polluelos subirse sobre ella.
A decir verdad, ellos vivían cómodos en el nido, cálidos y con comida a gusto las 24 horas, sin preocupaciones y sin más problemas que alimentarse o dormir. De modo que no les será fácil a primera instancia.
La madre volverá a intentar, pero ellos seguirán inmóviles, y entonces tendrán que pasar hambre... Cazará un buen animal y se lo devorará delante de sus polluelos, sin prestarle atención a los pedidos de sus crías. El águila se mostrará indiferente por algunos días. Luego se colocará otra vez pidiendo subirlos sobre sus alas. El más valiente, como siempre, será el primero en intentar y entonces los otros le seguirán, uno tras otro.

Así el águila alzará vuelo sobre los cielos y los polluelos descubrirán que hay otro mundo más allá del nido.
Eventualmente la madre arrojará a uno al vacío y probará su determinación para emprender vuelo. Caerá rápido, muy rápido desde una altura inmensa y en este acto casi homicida los más aptos descubrirán lo que es volar.
Algunos otros simplemente se dejarán caer, confiados en el instinto de su madre, que segundos antes de tocar el suelo o las afiladas rocas, los asirá sobre sí para llevarlos nuevamente a la seguridad de su nido.
Pero es en esté momento donde la madre les enseñará la lección más importante de su vida. Una vez en el nido, los polluelos que restan se enfrentarán a una de las pruebas más arriesgadas de su vida. La madre tomará con el pico el suave y cálido exterior de plumas y pieles que cubre el nido y dejará expuestas a sus crías a merced de las afiladas espinas.
Así, una vez más, los polluelos se verán en la determinación de emprender el primer vuelo solos de su vida y conquistar los cielos o morir atravesados por las espinas que una vez fueron su cómodo hogar.

Hagas lo que hagas en la vida será insignificante, pero es muy importante que lo hagas. Porque nadie más lo hará.
Al igual que cuando alguien entra en tu vida y deseas que se quede para siempre...

Yo estoy trabajando en la parte de "para siempre".

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Calle Falsa 123

Mi casa es oscura. Vivo en un departamentito contrafrente sobre calle corrientes. Uno pensaría que por el universo que se desarrolla afuera uno no puede generar su microcosmos de descanso y felicidad. Pero sí, es posible.
Si no abrís las persianas la luz del sol no entra y parece todo el día como si fueran las 8 de la noche. La oscuridad de la casa se presta para quedarte en la cama por horas. Y si es invierno el frío complota secretamente para que no te quieras ni mover. La cama y el silencio se hacen mejores amigos y te acompañan si no te acostaste temprano, estás de resaca o tenés depresión.
Mi casa es oscura pero pocas veces pensé en mudarme. Me gusta que sea así. Me permite olvidarme que por su misma vereda, mucho más temprano el día ya comenzó. Vivo sobre corrientes; para más de uno acá el día no terminó. Siguió de ronda, de gira y descontrol.
O capáz no. Capáz vive sobre corrientes, capáz es el portero que baldea a las 5:30 am o el vagabundo que duerme en el cine premier.
Hay mañanas que me siento frente a la ventana por donde entra el sol. Me detengo y pienso que será de mi en 10 años, en 5 o en 2. Pienso que será de mí la próxima semana, o ésta. Y pocas veces encuentro respuesta. Buenos Aires me enseñó que las cosas más seguras te pueden cambiar todos los días. Mañana te despiden, mañana te diagnostican una enfermedad incurable, mañana te dejan para siempre.
Me pregunto si en 2 años seguiré viviendo en la misma casa o seguiré durmiendo hasta las 11 porque salí a un fiestón (un martes). Me pregunto si todas esas compañías que parecen tan seguras mañana van a seguir estando. Si es que quien comparte con vos tu cama mañana no tendrá nada que ver con vos y será un desconocido que sale por la puerta del departamentito oscuro. Cada vez más oscuro.

jueves, 1 de septiembre de 2016

28

Hoy, hace justo veintiocho meses, te fuí a buscar a la terminal. Estuvimos hablando y esperándonos un montón: nos reíamos de todo y de todos y escuchando músiquita inventamos nuestra propia canción. Que rápido pasa el tiempo y cómo cambian la cosas en tan poco.
Me doy cuenta que siempre te quise, que siempre te he querido. Ese día que te vi en la estación y desde antes, creo que desde antes que te mirara por primera en la vida, allá hace ya tanto, antes de conocerte, siempre fuiste vos. Solo que todavía no sabía.

lunes, 29 de agosto de 2016

Un cuento de sapos

Un cuento de sapos te voy a contar: el uno había visto lo inmenso del mar, y un día en sus andanzas al fondo de un pozo derecho fue a dar. Allí había otro sapo que no conoció, más mundo que el mundo del pozo profundo en el cual nació. El sapo de pozo montañas no vio, ni el vasto rugido del mar escuchó. Y solo un pedazo pequeño del cielo en tres metros de agua fue lo que miró.
Cuando el otro sapo de cielo y de nubes, de mar y montañas de bosques y lagos vez tras vez le habló el sapo del pozo movió la cabeza, y sencillamente no le creyó.
- No puede haber mundo como es que pintas - el sapo de pozo necio contestó - el único mundo son tres metros de agua del pozo profundo dónde nací yo.


lunes, 22 de agosto de 2016

Definido

¿Cómo medís el cariño? ¿Con qué base química comprobás el afecto?
¿Cómo es que eso que ahora tanto odias, era aquello de lo cual ayer te enamoraste?
Cual es el límite de VOS, el punto justo donde empiezo YO, el equilibrio entre el NOSOTROS.

Es difícil organizar el caos. Sentirse lejanos estando tan cerca.

Y me gustaría parecer fuerte, pero me derrumbo por todas partes. Y es que cuanto mas intensamente te ame, más intenso será el dolor futuro.

Tendrás argumentos para que parezca que no te quiero. Tendré mis argumentos para decir que no me queres. Pero la única verdad es que nos queremos en ausencia y presencia. El amor es el que permite todo tipo de sensaciones.

Dame tiempo...
Tiempo para que te extrañe y me duela.
Dame tiempo para que no sepa qué estás haciendo últimamente.
De lo contrario, me asfixio.

Pero en lo que respecta a amarte: te amo, siempre te voy a amar...
y siempre significa para siempre.

domingo, 21 de agosto de 2016

Pisé el pasado. Me resbalé y volví a caer en él.

*Nunca creí en la felicidad
Lo muchas veces imitado, no se repite, no puedo ser sustituido.

Él me agarra, me sostiene el corazón
Cada centímetro de mi negra alma de alquitrán
No sé si está bien que nos retengamos porque no sabemos dejarnos

Ya va a llegar el día de mirarte en el espejo y descubriendo que los golpes te volvieron malo y viejo vas a comprender, cansado, que te transformaste en mí

No te subas al trapecio. No regales tus abrazos. Nunca mires a los ojos. Nunca digas tu opinión. No llorés, no te conmuevas. No perdones al caído; atacalo por la espalda.
Desconfía de tus amigos. Y aunque estés equivocado nunca pidas el perdón

No hay manera de caerte si te quedás en el suelo.
Ni que te desilusionen si no tenés ilusión
Si total van a bajarte, para que intentar el vuelo.
Vos no quieras nunca a nadie y nunca estarás de duelo
Y para que nadie te traicione no abras nunca el corazón
Para que cambiar el mundo si ya sabés que es así
Para que vas a pelearte con la enorme desventura, si total van a enterrarte.
Para que probar la locura. La locura innecesaria y riesgosa de vivir.
Vivir, aunque no sepas vivir. Aunque te cueste morir.

Nadie te puede decir adonde ir. Nadie te marca el destino
Nadie te puede enseñar como vivir. Nadie conoce el camino



*SIC

domingo, 14 de agosto de 2016

Comics about life II

Michael Frank's



miércoles, 13 de julio de 2016

Enamorate de mi


Enamorate de mis miedos.
Enamorate de mis defectos.
Enamorate de mis virtudes.
Enamorate de mis talentos.

Enamorate de mi llanto.
Enamorate de mi enojo.
Enamorate de mi alegría.
Enamorate de mi manera de vivir.

Enamorate de mis silencios.
Enamorate de mis sonrisas.
Enamorate de mis desvelos.
Enamorate de mis sueños.

Enamorate de todo lo que tengo
y de todo lo que soy.
Porque si no es de todo,
no te enamoraste de mi.



miércoles, 29 de junio de 2016

Tu culpa

Me miras hoy. Sé que el tiempo no ha pasado. Pero en cambio soy un ángel congelado; en la sal de aquella herida se encuentra a la deriva mi razón.
No me puedes ver a los ojos porque sabes; no se puede sostener en la mirada lo que un día fue la llama de dos vidas. No se paga la mentira y el dolor.

Todo es tu culpa: las lágrimas los besos y el silencio entre los dos. No me castigues si dices lo dices y no te atreves a decir adiós. Hay una roca donde tuve el corazón.

Aunque parezca indiferentes en verdad no lo soy. Una lágrima que cae es porque anhela el sentimiento que habitó en algún momento entre los dos.



miércoles, 1 de junio de 2016


Te amé no una, te amé mil veces. Acabé adicto, con una resaca maldita tras tus abrazos.
La aspirina para el dolor resultó ser tu beso, aunque más parecía una recaída. Convaleciente te recibí entre mis brazos, bajo la franela de mi remera. Te recibí temblando; con los ojos entreabiertos y las mejillas rojas, calientes. Te abracé en la oscuridad, procurando no llorar, sintiendo como mis ojos vidriosos se resistían a derramar lágrimas. No lloré, no lloraré, no por tí.


jueves, 19 de mayo de 2016

Ama lo que está debajo de la piel,

fundido entre los ojos,

enmarañado en el cerebro,

cosido al corazón,

entre las viseras;

Aquello que no exudas,

que no crece, que no muere ni envejece.

Ama lo que va debajo,

en los resquicios de tu ser.


Hace falta amor del amor que te lleva al infierno si ahí puedes hacer lo que amas.

sábado, 14 de mayo de 2016

Felicidad

Su nombre es Felicidad,
me lo contó un pajarito.

Felicidad y yo nos conocimos un día de mayo,
me saludó con un beso y no me soltó más la mano.
Me perdí con Felicidad en una ciudad inmensa.
En Felicidad me gasté todos mis ahorros.

Me caminé 200 cuadras por Felicidad,
bajo la lluvia helada o en la noche oscura.
Y aunque Felicidad no sabe bien dónde está,
me lleva con él por todos lados.

Felicidad no deja de sonreír
y cuando Felicidad sonríe
se me aclara un poquito la noche.

Tirado en una plaza, sentado en silencio,
preparando un guisito o subiendo el ascensor,
tomándonos un subte y abrazándonos fuerte;
¡Estoy lleno! lleno de Felicidad,
lleno del olor a Felicidad.

Porque desde el primer día
Felicidad vive conmigo.


Comics about life

Michael Frank's

viernes, 13 de mayo de 2016

Génesis 1

1 Dios, en el principio,
    creó los cielos y la tierra.
2 Y la tierra era un caos total...